El paro en la Región subió durante el mes de febrero en 257 personas lo que supone un 0,2 por ciento más, alcanzando los 123.330 parados. Se trata de una subida menor a la registrada en el ámbito nacional donde se incrementa en un 1,1 por ciento.

Las limitaciones de actividades relacionadas con el sector servicios durante la tercera ola de la crisis del Covid-19 han sido la principal causa de este aumento del paro, con 667 personas más (+0,8 por ciento). A ellos se une el colectivo sin empleo anterior, donde se contabilizan 156 parados más (+1,3). Este impacto se ha dejado notar especialmente en ramas de actividad del sector servicios como la hostelería donde el número de afiliados al Régimen General de la Seguridad Social se reduce un 3,6 por ciento mensual, elevándose a una caída del 28 por ciento en doce meses.

Las citadas subidas mensuales del paro han sido contrarrestadas en parte por el buen comportamiento de otros sectores como agricultura, donde hay 250 parados menos (-2,6 por ciento); construcción, con 233 parados menos (-2,5); e industria donde el paro se reduce en 83 personas (0,7).

A pesar de no tratarse de un retroceso mensual muy intenso, la acumulación de aumentos del paro en los últimos doce meses deja un mercado laboral muy castigado, con una tasa interanual del +21,5 por ciento, lo que deja a 21.845 personas más en la Región buscando empleo. El balance se agrava considerando la existencia de 18.310 personas en situación de Expediente de Regulación Temporal de Empleo a finales de febrero. Este número de trabajadores en ERTE, además, ha experimentado un repunte considerable respecto al mes anterior (+49 por ciento), reflejando la continuidad de los problemas que tienen las empresas para recuperar a sus trabajadores por la falta de estabilidad de su actividad.

La situación de estos trabajadores que no contabilizan como parados y siguen afiliados a la Seguridad Social permite que en la Región se haya producido un aumento de la afiliación durante el mes pasado en un 1,1 por ciento, la más intensa de todas las Comunidades Autónomas y muy por encima del 0,1 por ciento de la media nacional. En el horizonte interanual la Región, con un aumento del 0,2 por ciento, se desmarca de los descensos generalizados de la afiliación en todas las Comunidades Autónomas, que en media nacional alcanzan el -2,1 por ciento.

Este aumento ha sido posible por la propia estructura productiva de la Región donde actividades intensivas en mano de obra como la agricultura no han sufrido tanto los efectos de la pandemia, a lo que se une la buena evolución de otras actividades como la industria agroalimentaria, logística o transporte, que han mantenido e incluso incrementado su carga de trabajo.

 

El Indicador de Confianza Empresarial (ICE) de la Cámara de Comercio de Murcia se sitúa en el -14,5 en el primer trimestre del año, empeorando el -6,9 del trimestre anterior. Se trata del cuarto registro consecutivo en negativo desde que se inició la crisis desatada por la pandemia del COVID-19 y, además, el segundo trimestre con el descenso más pronunciado, después del histórico -39,4 que registró hace un año.

La encuesta en la que se basa el ICE se ha realizado entre 200 empresas, valorando los resultados obtenidos durante el cuarto trimestre y las perspectivas para el primero de 2021  respecto a los principales parámetros de la actividad empresarial. En la descomposición del último indicador, pesa más la valoración negativa de la evolución observada en el último trimestre del año (-19,5) que las perspectivas esperadas para el primero de 2021 (- 9,5).

Como explica el presidente de la Cámara de Comercio de Murcia, Miguel López Abad, “la confianza entre las empresas no remonta porque la tercera ola ha golpeado con fuerza sus expectativas de recuperación, con importantes descensos en el mercado nacional, en las exportaciones y en la inversión. Es un hecho que la economía murciana ha caído menos que la media española, pero también que las empresas se encuentran al límite especialmente en sectores como el comercio, hostelería o actividades turísticas”. Así, el 65,1 por ciento de los encuestados señala que la actividad de su empresa está limitada por los efectos provocados por la pandemia, una circunstancia cuyo impacto es más intenso que en el ICE previo, donde fue señalado por el 47,6 por ciento. Por ello, el presidente de la Cámara reclama “que las medidas anunciadas por el Gobierno central se concreten lo antes posible y adopten la forma de ayudas directas que permitan a las empresas viables seguir funcionando hasta la recuperación de su nivel de actividad”.

Principales resultados

RESULTADOS IV

TRIMESTRE 2020

PERSPECTIVAS

TRIMESTRE I 2021

CIFRA DE NEGOCIO-28,9-7,2
TRABAJADORES-6,5-7,2
INVERSION-23-14,2
PRECIOS DE VENTA-15,77
EXPORTACIONES-21,5-1,9
Saldos netos, como diferencia entre los porcentajes de respuestas de aumento y disminución: valores positivos indican avances, mientras que datos negativos señalan retroceso de actividad.

 

Todas las variables analizadas siguen en terreno negativo, aunque las perspectivas para el periodo enero-marzo son menos pesimistas que los resultados del último trimestre de 2020. El último periodo octubre-diciembre de 2020 fue muy desfavorable especialmente en lo relativo a la cifra de negocios, ya que el 28,9 por ciento neto de los encuestados señalan que sus resultados disminuyeron. Las perspectivas para el primer trimestre de 2021 son menos desfavorables, ya que son el 7,2 por ciento neto de las empresas encuestadas las que consideran que disminuirán sus ventas.

En cuanto a sus exportaciones, el 21,5 por ciento neto de los empresarios señala haberlas disminuido durante el último trimestre del 2020, y las previsiones indican que seguirán reduciéndose en los primeros meses de 2021, aunque de manera menos intensa, pues la disminución se modera hasta el -1,9 por ciento. En esta línea, los datos de la Secretaría de Estado de Comercio disponibles a cierre de 2020 señalan un montante de 9.929,6 millones de euros, un 7,9 por ciento menos que el año anterior.

También la inversión ha retrocedido con intensidad en el último trimestre de 2020, concretamente en un 23 por ciento neto de los encuestados. Las perspectivas para el primer trimestre del 2021 siguen siendo de reducción, pero con una menor intensidad (14,2 por ciento). Esta opinión viene refrendada por los indicadores de inversión en la Región que muestran reducciones significativas. Entre otros, y en términos de media anual en 2020, un -12 por ciento la producción industrial de bienes de equipo según el INE, -15,1 la matriculación de vehículos industriales según la DGT y, en el ámbito de la construcción residencial, un -24,5 los visados de obra nueva hasta noviembre según el Colegio de Arquitectos.

Tal y como apuntaban en el ICE anterior, los empresarios señalan un descenso de sus plantillas en el 6,5 por ciento neto de los casos en el último trimestre de 2020, un porcentaje que se intensifica hasta el 7,2 por ciento que señala que disminuirá su número de trabajadores en el inicio de 2021. En enero hay en la Región de Murcia 20.670 parados más que hace doce meses, elevando la cifra total a 123.073 personas. Además, en estas cifras no se contabilizan los 12.281 trabajadores en ERTE existentes a finales de enero, circunstancia que podría empeorar la situación si no se produce la reincorporación efectiva de dichos trabajadores a sus puestos.

Como reflejo de la atonía de la demanda que produce la caída del consumo, los precios de venta en el último trimestre del año se redujeron para el 15,7 por ciento neto de las empresas encuestadas. Por el contrario, las perspectivas mejoran notablemente hasta el 7 por ciento neto  que cree que los precios aumentarán durante el primer trimestre, un comportamiento que responde a la evolución del la tasa interanual del IPC que se sitúa en el +0,4 por ciento, después de nueve registros mensuales negativos.

La Cámara de Comercio de Murcia desarrolla el Programa 45+ cuyo principal objetivo es ofrecer al colectivo de personas con 45 años o más y en situación de desempleo una serie de acciones formativas directas que mejoren su empleabilidad a través de la adquisición de competencias digitales.

Un total de 58 cursos han sido programados con esta finalidad, incluyendo ámbitos como diseño de páginas web, programación de aplicaciones Android, gestión publicitaria con Google Adwords o programas concretos de un uso empresarial extendido como Excel o Autocad. Toda esta formación es gratuita, gracias a la financiación del Fondo Social Europeo, y tiene una duración de entre 50 y 100 horas lectivas, mayoritariamente en formato online.

En la Región de Murcia, el 46 por ciento de los 123.073 desempleados registrados en el Servicio Público de Empleo a mes de enero (último dato disponible) son mayores de 45 años, lo que supone un colectivo de 56.648 personas. De ellos, 22.710 son hombres y 33.938 mujeres. En el caso de aquellos que buscan un empleo con una cualificación media o media-alta, los responsables de este Programa destacan que “en general tienen las habilidades sociales necesarias, experiencia y una trayectoria profesional que les avala, pero cuando se ven en situación de desempleo, se encuentran con que deben desarrollar nuevas competencias relacionadas con la digitalización que impera en el mercado laboral actual”.

Por este motivo, las acciones incluidas en el Programa 45+ están diseñadas como un itinerario dirigido por profesionales especializados en materia de empleo y formación, que consta de tres fases: partiendo de un diagnóstico individualizado donde se analiza la cualificación profesional, nivel en capacitación digital y formación de cada participante, se continua con la formación en competencias digitales ajustada a su perfil profesional, para finalizar con una intermediación laboral o análisis personalizado sobre las oportunidades del participante en el mercado de trabajo actual.

MÁS INFORMACIÓN

El Indice de Precios al Consumo en la Región de Murcia (IPC) durante el mes de enero ha experimentado una bajada del 0,1 por ciento.

Esta evolución está protagonizada por el grupo de vestido y calzado (-15,9), debido a las campañas de rebajas y ofertas de invierno; seguido de ocio y cultura (-0,3) por los menores precios de los paquetes turísticos. Por el contrario, los elevados precios de la electricidad durante el mes de enero se dejan sentir en el grupo de vivienda, que sube un 4 por ciento; al que acompaña transporte (+1,8), por los mayores precios de los carburantes; y alimentos y bebidas no alcohólicas (+1,3), por las subidas de legumbres y hortalizadas, junto al pescado.

A pesar del descenso mensual, la tasa interanual del IPC logra volver a situarse en terreno positivo, concretamente en el +0,4 por ciento, niveles similares a la media nacional (+0,5). Esta vuelta de los precios regionales a dígitos positivos, después de nueve registros mensuales negativos, está condicionada por la evolución en los últimos doce meses de la electricidad, calefacción, alumbrado y distribución de agua, que ha impulsado el grupo de vivienda a una subida interanual del 3,8 por ciento.

En conjunto, la tasa interanual supone un nivel de precios moderado que refleja la atonía de la demanda como consecuencia de la caída del consumo que viene provocando la pandemia. Este factor es citado por un elevado porcentaje de empresas cuando se les consulta sobre sus perspectivas, concretamente un 65,1 por ciento según el último Índice de Confianza Empresarial (ICE) que elabora la Cámara de Comercio de Murcia trimestralmente.

En esta línea, a corto y medio plazo, la evolución de pandemia, junto con los precios del petróleo, seguirán siendo los condicionantes con más peso en la evolución de los precios que, en todo caso, podrían situarse en el entorno actual.

Casi 300 profesionales de empresas participaron los días 11 y 12 de febrero en el II Congreso de Internacionalización Digital, organizado por la Cámara de Comercio de Murcia, junto con el Instituto de Fomento de la Región de Murcia (INFO), celebrado en formato online en directo. Este evento fue sido inaugurado por el presidente de la Cámara, Miguel López Abad, junto con la consejera de Empresa, Industria y Portavocía, Ana Martínez Vidal, recordando ambos la importancia que en la situación actual tiene la salida a los mercados exteriores y “las enormes posibilidades que el entorno online ofrece para seguir estando presentes en los mercados mundiales de forma competitiva y segura”.

Como explicaba Miguel López Abad, presidente de la Corporación empresarial murciana “durante todo 2020 la Cámara ha seguido ofreciendo sus servicios de forma telemática, con acciones de formación, tramitación, programas de asesoramiento o misiones comerciales virtuales, con una respuesta muy positiva de los usuarios. Ahora, nuestro propósito con la celebración de este Congreso es que se incremente el número de firmas murcianas, especialmente pymes, que aprovechan los instrumentos y herramientas que la tecnología ofrece para llevar sus productos y servicios por todo el mundo”.

Programa

El programa incluía siete conferencias en sesión de mañana de la primera jornada (jueves 11); y tres talleres, que se desarrollaron de forma consecutiva desde la tarde del jueves y durante la segunda jornada en sesiones de mañana y tarde, estos últimos con plazas muy reducidas (25). La asistencia a las conferencias fue gratuita; y el coste de cada taller es de 30 euros, cuya recaudación será donada a Manos Unidas.

Como primera interviniente, Macarena Esteve explicaba el cambio de paradigma que supone la singularidad tecnológica concluyendo queel futuro será siempre una combinación de trabajo entre humano y máquinas. El humano pondrá la creatividad y la máquina dinamizará los procesos”.

Nacho Somalo incidía en que la venta online requiere un cambio de enfoque para cualquier empresa y que este no es solamente contar con un ecommerce, “hace falta marketing, logística y, por supuesto, ofrecer un motivo para que te compren”. En esta línea, Antón Suárez explicaba las claves para que una empresa decida si utilizar Amazon, considerando “que no es un competidor, sino el canal de venta de mayor alcance en la actualidad y que puede ayudar a las pymes a vender más.

Por otra parte, Victoriano Izquierdo abordó en su ponencia cómo gestionar y aprovechar la gran cantidad de información que aporta el mundo digital con la posibilidad de “generar modelos predictivos para conocer la demanda que tendrá un producto dentro de un tiempo o por qué un cliente dejará de comprarte”. Tirso Maldonado, especialista en transformación digital, puso el acento en que no hay que pensar sólo en herramientas y tecnología, sino en transformación del modelo de negocio, recomendando “centrarse en la experiencia del cliente y, sobre eso, empezar a construir”.

Las características del nuevo cliente digital fueron analizadas por Alex López quien ha destacado el reducido número de empresas que utilizan las redes sociales para realizar una escucha activa de sus clientes, un aspecto ineludible en el mundo actual “sobre el que hay que trabajar con objetivos a medio y largo plazo”. Finalmente, Manuel Vasco, inspector de Hacienda del Estado, dio a conocer los aspectos fiscales de las ventas internacionales online.

 

Las Cámaras de Comercio de Almería, Alicante, Murcia, Cartagena, Lorca, y Orihuela han celebrado esta mañana un encuentro de presidentes en defensa del Corredor Mediterráneo en su actual trazado por el litoral.

Este encuentro, por vía telemática, se ha producido a instancia del presidente de la Cámara de Comercio de Almería, Jerónimo Parra, para quién es crucial “sumar esfuerzos y apoyos para hacer frente a estrategias e a informaciones y que ponen sobre la mesa una posible modificación en el trazado actual del Corredor Mediterráneo».

En esa línea, las seis Cámaras consideran un “sinsentido” cualquier cambio que afecte al trazado a su paso por el Sureste español y que se postule cualquier alternativa de comunicación diferente a la ya aprobada, en el marco de financiación de la Unión Europea, para el Corredor Mediterráneo. Y esa dirección, las Cámaras reunidas en apoyo al Corredor Mediterráneo, quieren poner en valor una defensa común de esta infraestructura clave para el conjunto del Sureste español y sus respectivos territorios.

Así Miguel López Abad, presidente de la Cámara de Comercio de Murcia sostiene que «ya existe un amplio consenso y unos plazos comprometidos sobre el Corredor Mediterráneo en su trazado original, a los que no vamos a renunciar con nuevos planteamientos que nos distraigan del objetivo inicial. Además, queremos insistir en la necesidad de aprovechar los fondos europeos para acelerar las obras de una infraestructura que beneficia al conjunto del país y especialmente al sector exportador y al turismo en un momento en el que ambas actividades se han visto gravemente castigadas por la pandemia».

El presidente de la Cámara de Alicante, Juan Riera, ha afimado que “sin entrar a calificar la propuesta, puede ser perjudicial que sin estar terminada la primera opción se abran nuevos frentes que generen dudas y ralenticen más la puesta en marcha del Corredor Mediterráneo.  No nos oponemos a un segundo Corredor, siempre que se ejecute una vez esté en funcionamiento el trazado litoral ya aprobado por la Unión Europea. Abrir nuevas opciones en este momento no va a servir a las empresas de Almería, Murcia y Alicante sino más bien al contrario puede retrasar las obras y alargar aún más los plazos. El Corredor Mediterráneo es una obra clave para vertebrar el litoral sureste de España y facilitar la conexión ferroviaria de alta calidad con Europa”.

En la misma línea se pronuncia el presidente de la Cámara de Lorca, Juan Francisco Gómez, al afirmar que “el Corredor Mediterráneo es una conexión necesaria e imprescindible para la cohesión territorial. Pero de nada sirve tener unos tramos terminados y otros no, y que pasen los años sin inversión y con paralizaciones a consecuencia de cambios políticos. La inversión que exigimos llega desde Francia hasta Algeciras. Con prioridad en el sureste que estamos sufriendo la falta de comunicaciones. El corredor mediterráneo es un desafío territorial que se debe abordar ya. Además, ahora es más necesario que nunca, pues ayudaría a las empresas a ser más competitivas ante esta crisis económica consecuencia de la pandemia y a tener unas comunicaciones modernas, limpias y sostenibles, optimizando costes y tiempo». «La falta de inversión y la demora en las obras hacen que esta infraestructura sea, de momento, un proyecto en ‘construcción’ y es lo que no nos podemos permitir. El sector privado tenemos que exigir su ejecución inmediata«, ha añadido.

En el transcurso de este encuentro telemático, el presidente de Cámara Orihuela, Mario Martínez, por su parte, ha manifestado, que el Corredor Mediterráneo es una infraestructura que llevamos años esperando y “no tiene sentido plantear ningún trazado distinto al previsto y aprobado por Bruselas”. El responsable oriolano ha asegurado que “nuestras empresas necesitan esta infraestructura para crecer y para no quedar fuera de los canales de comunicación con España y con Europa” y ha añadido que, en el caso de la Vega Baja del Segura, es “fundamental” que al mismo tiempo que se desarrolla el Corredor Mediterráneo “se ponga en marcha el intercambiador de mercancías previsto crear en la denominada Zona de Actividades Logísticas a ubicar en el entorno del municipio de San Isidro”.

Miguel Martínez Bernal, presidente de la Cámara de Cartagena, ha subrayado la necesidad estratégica del Corredor Mediterráneo en su actual trazado por el Litoral a la vez que ha hecho hincapié en la importancia de los tiempos y del cumplimiento de los plazos para que esta infraestructura sea una realidad además también haga una apuesta por la conexión con los Puertos.

Los seis presidentes han coincidido en subrayar el valor añadido del Corredor Mediterráneo como factor de cohesión territorial y económica y ha reafirmado la necesidad de acelerar las obras.
Los presidentes de las Cámaras también han abordado en su reunión de esta mañana la situación actual del AVE Almería Murcia y han mostrado su preocupación el ritmo lento en la ejecución de las obras que podría poner en peligro el plazo de finalización. También han reclamado la agilización del tramo Pulpí-Lorca, actualmente, paralizado.

Los presidentes de la Cámara de Almería, Jerónimo Parra, de la Cámara de Murcia, Miguel López Abad, de Alicante, Juan Riera, de Cartagena, Miguel Agustín Bernal, de Orihuela, Mario Martínez, de Lorca, Juan Francisco Gómez se han comprometido a continuar atentos al desarrollo de las obras del AVE en este ámbito territorial y de forma especial a cualquier movimiento o posibilidad que implique un cambio de rumbo del actual diseño del Corredor Mediterráneo.

Todos los presidentes se han mostrado satisfechos con esta iniciativa de unir esfuerzo entre Cámaras como instituciones empresariales desde las que poder afrontar la defensa del interés común en beneficio de cada uno de los territorios, en infraestructuras que son de interés común.

La estacionalidad propia del mes de enero se vuelve a confirmar con una subida del paro registrado en la Región del 1,43 por ciento, una subida menor que la registrada en el ámbito nacional, que es del 1,96 por ciento.

El incremento del número de parados a principios de año es un comportamiento característico del mercado laboral regional y nacional, tras el repunte de actividad que se produce en el periodo navideño. Por este motivo, es el sector servicios el que concentra el mayor aumento del paro, con 1.964 parados más; a los que se suman los 50 de construcción y los 39 de industria.

En sentido contrario han evolucionado agricultura, donde el paro baja en 102 personas y el colectivo sin empleo anterior, con 221 parados menos.

Este dato representa un eslabón más en la cadena de aumento del paro registrado que se viene produciendo en el último año y que supone la existencia en la Región de Murcia de 20.670 parados más que hace doce meses. Con ello, la cifra total del paro se eleva a 123.073 personas, un nivel preocupante sobre todo por la incertidumbre de su resolución dados los factores externos de los que depende.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, en enero desciende un 0,95 por ciento como también es habitual en este mes; aunque en la comparación interanual muestra un incremento de 2.233 nuevos afiliados, lo que supone un 0,38 por ciento más.

Hay que destacar que en ambas variables, paro registrado y afiliación, no se contabilizan los 12.281 trabajadores en ERTE existentes a finales de enero, circunstancia que podría empeorar las actuales cifras si no se produce la reincorporación efectiva de dichos trabajadores a sus puestos.

Por este motivo, la Cámara de Comercio de Murcia recuerda la importancia del apoyo a las empresas para volver a reactivar un mercado laboral profundamente afectado por la crisis económica que ha provocado la pandemia. Además, la debilidad que mantiene la demanda es un factor de preocupación añadido, ya que lastra los resultados empresariales y no se refleja de modo directo en los datos de empleo, pero que determina las posibilidades de crecimiento de las empresas como generadoras prioritarias de empleo.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA), hecha pública hoy por el INE relativos al cuarto trimestre de 2020, reflejan que la Región de Murcia logró crear empleo en el contexto de la difícil situación laboral originada por la pandemia. Concretamente se registró un incremento internanual de la ocupación del 0,35 por ciento, lo que supone la existencia de 2.100 ocupados más que a finales de 2019.

La Región se desmarca así de la evolución del contexto nacional, donde la ocupación desciende un 3,12 por ciento, junto con Extremadura y La Rioja. Entre las causas figuran la propia estructura productiva de la economía regional, caracterizada por el peso específico del sector primario que es intensivo en mano de obra, junto con la fortaleza demostrada por la industria agroalimentaria considerada como esencial durante la pandemia. A estas actividades se han sumado otras que también han mantenido e incluso incrementado su carga de trabajo y que cuentan con una significativa ponderación en el tejido empresarial regional, como han sido las de logística y transporte.

Esta buena evolución también se refleja en las cifras de paro, donde en el conjunto del año se registra un descenso del 4,69 por ciento, lo que supone 5.500 parados menos, frente al aumento a nivel nacional, donde el paro aumentó un 16,54 por ciento, empujado por el sector servicios. Además, es destacable que este descenso solo se consigue en la Región de Murcia, Extremadura y Galicia.

Ambos registros, sin embargo, deben ser considerados en el escenario de dos factores que marcan la situación del mercado laboral nacional y regional: el mantenimiento de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y la evolución de la población activa.

Así, en la Región había a finales de diciembre un total de 12.935 personas en situación de ERTE, lo que supone que computan como ocupados, aunque su futuro laboral resulte dependiente de la propia recuperación de la actividad empresarial y su posibilidad de reincorporación. También la población activa en la Región, o número de personas dispuestas a trabajar, ha sufrido un descenso de 3.400 personas, una evolución infrecuente en el mercado laboral regional y que probablemente se explica por el desánimo que provoca la situación actual de la pandemia y las continuas restricciones a la actividad de algunos sectores.

Todo ello permite concluir que, a pesar de los buenos datos obtenidos por la Región de Murcia en cuanto a ocupación y paro, hay que permanecer en alerta sobre la situación del mercado laboral regional especialmente en lo relativo al apoyo a las pequeñas y medianas empresas, así como a los autónomos, para evitar su quiebra y que puedan seguir creando empleo a ritmos más intensos. En este sentido, se muestra la preocupación por la desaparición de 3.048 empresas con asalariados del Régimen General en la Región de Murcia durante 2020, según datos de las cuentas de cotización a la Seguridad Social.

Por otra parte, los empresarios valoran la prórroga de los ERTEs hasta el 31 de mayo, aunque también se muestran contrarios a la posible adopción de otro tipo de medidas laborales sin consenso con los agentes sociales.

Además, deberían contemplarse más ayudas para mantener la liquidez de las empresas, así como la suspensión y/o el aplazamiento automático y sin intereses del pago de impuestos nacionales, autonómicos y locales vinculados a sectores especialmente afectados por la pandemia, como son hostelería, turismo, ocio y comercio. Estos también deberían beneficiarse de un aplazamiento del pago de las cuotas a la Seguridad Social, sin coste financiero.

La Cámara de Comercio de Murcia realiza hasta el 31 de marzo un total de 52 asesoramientos individualizados gratuitos a los comercios de la Región. Esta iniciativa, materializada a través de Planes de Mejora Comercial (PMC), forma parte del Programa de Acciones de Apoyo al Comercio Minorista que la Cámara desarrolla con financiación del Gobierno regional a través de la Dirección General de Comercio.

Según explica el presidente de la Cámara de Comercio de Murcia, Miguel López Abad, “trabajamos con comercios dispuestos a afrontar y superar la actual situación de incertidumbre, cambios de modelo de consumo, dificultades financieras… Para ello, apostamos por la vía de la profesionalización de la gestión comercial y, con este objetivo, ponemos al servicio de los establecimientos de proximidad, asesoramiento y tutorización de profesionales altamente cualificados en las diferentes áreas que implica un negocio, sin coste alguno para ellos”.

Cómo funciona un Plan de Mejora Comercial

Un PMC se basa en la aplicación de un programa individualizado para cada establecimiento, centrado en diferentes áreas fundamentales en el desarrollo de la actividad del comercio minorista como pueden ser su plan de tesorería, el aprovechamiento de su presencia en Redes Sociales, la creación de campañas publicitarias en Facebook, Instagram o Google Adwards, escaparatismo, marketing digital, inteligencia emocional, proceso de venta, etc. Son un total de 15 aspectos que se engloban en cuatro grandes áreas de la gestión comercial: económico-financiera, comunicación, punto de venta y relación con el cliente.

La operativa del PMC consiste en la asistencia técnica en el comercio por un profesional especialista en los aspectos elegidos con el objetivo realizar un plan de acción tutelado, poniendo en marcha las técnicas y estrategias que mejoren la posición competitiva del establecimiento. Esta asistencia, que se concreta entre 25 y 30 horas de asesoramiento individualizado y gratuito, tiene como objetivo final el incremento en ventas, rentabilidad y satisfacción de los clientes.

Como explica el coordinador de esta iniciativa y responsable de Comercio Interior de la Cámara de Comercio de Murcia, Javier Tortosa: “Tenemos la satisfacción de trabajar con comerciantes altamente motivados, de sectores tan diversos como moda, librería, telefonía, electrodomésticos, alimentación y materiales para mascotas, etc., dispuestos a buscar los puntos débiles en sus negocios para convertirlos en acciones concretas de mejora, de la mano de especialistas. El pequeño comercio está sufriendo mucho en las actuales circunstancias, pero también está trabajando muy duro para superarlas”.

La Cámara de Comercio de Murcia, que gestiona MurciaAduana prevé que, a partir del 1 de abril, el Brexit va a generar un aumento de despachos aduaneros e inspecciones fitosanitarias de las exportaciones con destino a Reino Unido, a las que “no se puede responder de forma efectiva con la dotación de medios de la se que dispone en la actualidad”. Además de la propia Cámara, en la labor que realiza MurciAduana interviene la Guardia Civil, el departamento de Aduanas de la Agencia Estatal Tributaria, el servicio de Sanidad Vegetal del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, y los servicios de Sanidad Exterior y de Calidad Comercial (SOIVRE) del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital.

Como explica el presidente de la Cámara, “en 2009, el recinto aduanero de la Cámara se trasladó a la actual ubicación en CITMUSA, el mayor enclave logístico de la Región de Murcia, una decisión que tomamos con el fin de responder a la creciente actividad exportadora de esta Región y que supuso una inversión de casi tres millones de euros, acometida con fondos propios. La evolución de su actividad siempre ha estado condicionada por la dotación de medios humanos que proporciona la Administración central, pero ahora, con el aumento de inspecciones previsto a consecuencia del Brexit, la situación se puede calificar de precaria y totalmente insuficiente para responder a una actividad empresarial en la que se cifra buena parte de nuestra recuperación”.

Evolución de actividad

A pesar de que 2020 ha sido un año lastrado por la pandemia del coronavirus, la actividad de MurciAduana en cuanto a inspecciones de vehículos ascendió a 5.956 (la media de los tres años anteriores supera los 7.000), más de la mitad de las cuales requieren Certificado Fitosanitario. Con ello, se sitúa en el ránking como el séptimo punto de inspección fronterizo de todo el contexto nacional en expedición de certificaciones y el primero de la zona VI según la demarcación de Sanidad Vegetal (que abarca, además de la Región, las provincias de Málaga, Jaén, Granada, Almería y la ciudad autónoma de Melilla).

Hay que señalar que el máximo de inspecciones se alcanzó en 2016, con un total de 8.725. A partir de ese momento, se deja notar la reducción de los horarios de inspección por la falta de funcionarios, pasando de dar servicio hasta las 20.00 de la tarde, hasta el horario actual cuando solo se cubre hasta las 15.00 horas de lunes a jueves y hasta las 17.00 los viernes.

A partir del 1 de abril, si no se produce un acuerdo que permita mantener un régimen similar al existente entre socios comunitarios, la salida de Reino Unido de la Unión Europea aumentará notablemente los trámites que las empresas exportadoras murcianas deban realizar, considerando que se trata de uno de sus principales clientes comerciales. Concretamente, el 10 por ciento de las exportaciones murcianas tienen como destino el mercado británico, y el 70 por ciento de esas expediciones son productos vegetales, que ahora, tras el Brexit, tendrán que pasar control fitosanitario –frutas, hortalizas y plantas–.

Los productos murcianos de origen vegetal con destino a Reino Unido durante 2019 (último año con datos disponibles) supusieron ventas de más de 568 millones de euros, 523 millones de kilos y unas 8.000 operaciones. En un escenario moderado, considerando que la mitad puedan pasar por las inspecciones fitosanitarias de MurciaAduana, el aumento de 4.000 nuevas operaciones supondría casi una duplicación de las realizadas durante 2020 y un aumento del 66 por ciento de las operaciones totales, pues previsiblemente superarán los 10.000 despachos al año. En un escenario más extremo, la actividad podría llegar a triplicarse.

Como concluye el presidente de la Cámara “dar respuesta a esta demanda es nuestro deseo y nuestra voluntad, porque no queremos perder competitividad frente a otras aduanas cercanas, como Alicante o Silla, o la del propio Puerto de Almería, lo que redunda en un perjuicio para las empresas exportadoras murcianas”. Por este motivo, “solicitamos del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación que estudie la necesidad de dotación de nuevos medios humanos, considerando prioritario volver a contar con el servicio de tarde y, a ser posible, de sábados, para que, junto a las otras cuatro entidades administrativas implicadas, se puedan atender los diferentes puntos aduaneros de la Región sin que se produzcan momentos de ausencia de inspectores en MurciAduana”.