La Comunidad incrementará este año un 29 por ciento las actuaciones dirigidas a la promoción exterior de las empresas de la Región. El presupuesto del Plan de Promoción Exterior 2020 (PPExt) aumenta en 2020 un 25 por ciento respecto al año anterior y alcanza los cuatro millones de euros, de los que 1,8 serán ejecutados por las Cámaras de Comercio y el resto por el Instituto de Fomento de la Región de Murcia (Info).

El plan, cofinanciado a través de Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder), dispondrá de 70 actuaciones que llevarán a cabo las cámaras de comercio y el Instituto de Fomento. En concreto, la Cámara de Comercio de Murcia ejecutará 20 acciones, Cartagena 11 y Lorca 5. Además, este año está previsto explorar dos nuevos mercados con una demanda muy diversificada y gran potencial de crecimiento como son Camerún, Nigeria y algunos de Latinoamérica.

La Cámara de Comercio de Murcia aumenta así su actividad de apoyo a la promoción exterior de las empresas ya que, durante 2019, fueron 16 las acciones que lideró, de las cuales 9 fueron misiones directas; 4, asistencia a ferias; y 3, misiones inversas. Todas ellas sumaron la participación de 94 empresas.

La consejera de Empresa, Industria y Portavocía, Ana Martínez Vidal, ha presentado el plan, señalando que “con el Plan de Promoción Exterior, al que destinamos cuatro millones de euros, damos servicio a las empresas de la Región para que sigan incrementando sus ventas, con el objetivo a medio plazo de superar los 11.000 millones de euros en exportaciones a la vez que mejoran su competitividad en los mercados internacionales y crean empleo de calidad en la Región”.

Los productos ‘Made in Región de Murcia’ están presentes en 191 mercados. Europa sigue siendo el principal cliente. Sin embargo, para diversificar los mercados se realizarán actuaciones comerciales en los cinco continentes, en las que se va a poner un especial énfasis en algunos mercados emergentes.

Así, se llevarán a cabo 20 ferias y 32 misiones directas, mientras que en otras 9 actuaciones, vía misiones comerciales inversas, se invitará a grupos de compradores extranjeros. Entre los sectores que se promocionarán destacan la alimentación y las bebidas, los productos químicos, el calzado, la moda y el mueble.

El Indice de Precios al Consumo en la Región de Murcia (IPC) ha descendido durante enero un 1 por ciento, un comportamiento habitual para el mes de enero, influido por las bajadas de precios tras el repunte que tiene lugar en Navidad motivado por un mayor consumo. Con ello, la tasa interanual regional se sitúa en el 1,2 por ciento, un nivel similar a la media nacional (1,1 por ciento).

Durante enero ha resultado especialmente determinante el comportamiento del grupo de vestido y calzado que ha descendido un 16,3 por ciento, debido a las promociones y descuentos propios de este mes. Igualmente ha descendido ocio y cultura (-2,2), por la menor demanda de paquetes turísticos.

En sentido contrario, el pasado mes se incrementaron los precios de vivienda (+1,1) por las subidas de electricidad; alimentos y bebidas no alcohólicas (+0,6), especialmente pescado, legumbres y hortalizas; y bebidas alcohólicas y tabaco (+0,6).

Por lo tanto, asistimos a un comienzo de año donde la inflación internual (1,2 por ciento) encadena tres subidas consecutivas, alcanzando el nivel más alto desde noviembre en 2018. Ello no supone, sin embargo, que existan presiones inflacionistas significativas, ya que se trata de un nivel de precios asumible en un contexto de crecimiento económico que se desacelera.

En cuanto a perspectivas, no se prevén grandes fluctuaciones de precios a corto plazo, si bien hay que tener en cuenta la repercusión que las variaciones de los productos energéticos tiene en la economía. Esta previsión también se apoya en el nivel de la inflación subyacente regional, que descuenta los componentes más volátiles de los precios, y que en la Región se sitúa en el 0,9 por ciento.

Nueve empresas, startups y del sector tecnológico de la Región de Murcia, se encuentran desarrollando esta semana una misión comercial en Israel. Esta iniciativa, que ha sido coorganizada por la Cámara de Comercio de Murcia y el Instituto de Fomento (INFO), cuenta con financiación del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder).

La agenda de trabajo que desarrollan las firmas murcianas tiene como finalidad establecer encuentros programados con las empresas del país, incrementando las relaciones comerciales y la captación de inversores, y analizar las tendencias tecnológicas del presente y el futuro.

Para ello, a los contactos bilaterales se suman otras acciones como la visita a algunas de las principales aceleradoras de empresas en Israel; Pitch para inversores o encuentros con inversores privados para presentar sus empresas y conocer los métodos de valoración; así como conferencias o reuniones con expertos de Blockchain, Inteligencia Artificial y Big Data con el fin de conocer los avances de la tecnología en Israel.

Según explica el presidente de la Cámara de Comercio de Murcia, que participa en esta misión comercial: “Israel ofrece un ejemplo modélico de crecimiento para las empresas emergentes, ya que tiene la mayor concentración de innovación e iniciativa empresarial en el mundo, creándose 14.000 nuevas empresas anualmente, de las que buena parte son startups con un alto componente tecnológico”.

Tras una jornada en Tel Aviv, donde los representantes camerales mantuvieron un encuentro con la Cámara de Comercio de la ciudad, la delegación se ha desplazado a Jerusalén, donde tiene lugar el evento 2020 Ourcrowd Global Investor Summit.

Hasta el viernes, las startups del mundo se concentrarán en en el Centro de Convenciones Internacional de Jerusalén para asistir al foro de la mayor red de inversores de Israel, con una previsión de más de 20.000 asistentes procedentes de 189 países, más de 1.000 startups, 300 inversores y 400 multinacionales.

Las noticias sobre el nuevo retraso en la llegada de la Alta Velocidad a la Región de Murcia no han sorprendido a CROEM y Cámara de Comercio de Murcia.

Ambas instituciones ya advirtieron en su día, y así ha quedado reflejado en numerosos informes y en distintas manifestaciones públicas, que el horizonte temporal para la entrada del AVE a la ciudad de Murcia estaba en los meses finales de 2021 y en los primeros de 2022. El tiempo ha dado la razón a estas organizaciones, que vuelven a lamentar el retraso acumulado por lo que supone de pérdida de oportunidades y de competitividad para la economía regional.

Este retraso implica, como es lógico, más tardanza también en la continuación del AVE hasta Cartagena y Lorca. Como estas organizaciones han manifestado con anterioridad, hasta que la Alta Velocidad no llegue a las otras dos grandes ciudades de la región no podremos hablar de integración plena de nuestra comunidad en la Red de Alta Velocidad.

CROEM y la Cámara de Comercio de Murcia expresan una vez más la indignación por el incumplimiento y la falta de compromiso con la Región de Murcia de los distintos gobiernos que han ostentado la responsabilidad en la ejecución de un proyecto que se inició en 2001 y que ya es una realidad, desde hace años, en todas las regiones por las que discurre la línea Madrid-Levante. Los anuncios de llegada con sucesivos cambios de fecha en los últimos años son poco menos que una burla a los murcianos.

Cuestiones políticas han condicionado un proyecto de interés general para una región condenada siempre a ser la última beneficiada del desarrollo de infraestructuras clave para su crecimiento y la competitividad de sus empresas.

La estacionalidad propia del mes de enero se vuelve a confirmar con una subida del paro registrado en la Región del 3,5 por ciento, lo que supone que 3.462 personas se han sumado a las listas del paro en el primer mes del año.

El incremento del número de parados a principios de año es un comportamiento característico del mercado laboral regional y nacional, tras el repunte de actividad que se produce en el periodo navideño, aunque porcentualmente es de mayor intensidad en la Región que en el conjunto de España (+2,85 por ciento).

Como es habitual, el sector servicios concentra el mayor aumento del paro, tras la finalización de las contrataciones propias de la campaña navideña, principalmente en comercio y hostelería. De hecho, durante el pasado mes el incremento del paro regional en este sector ascendió a 3.180 personas, un 4,96 por ciento más que el mes anterior, lo que supone el 91,8 por ciento del total de nuevos parados.

A este sector se suman otros incrementos del paro, como el que afecta a agricultura, con 229 parados más (+3,31 por ciento), un comportamiento peor que el de años precedentes (hace un año el paro aumentó un 1,61 por ciento), en el que tiene incidencia la subida del salario mínimo, aplicable desde el 1 de enero, por tratarse de un sector intensivo en mano de obra y con poca capacidad para trasladar estos costes a los precios de venta de sus productos.

El único sector donde se reduce el paro es construcción, con 145 parados menos (-1,77), al que acompaña el colectivo sin empleo anterior, con una bajada testimonial de su número de parados en 13 personas (-0,15).

Por lo tanto, y a pesar de su subida en términos absolutos, nos encontramos con un dato previsible para un mes de enero, que no rompe una tendencia interanual todavía favorable, ya que la Región de Murcia cuenta con 3.887 parados menos que hace un año, lo que supone un descenso del 3,66 por ciento, frente al -0,97 por ciento de la media nacional.

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, en enero desciende un 0,95 por ciento como es habitual en este mes. Sin embargo, en la comparación interanual muestra un incremento de 16.301 nuevos afiliados, lo que supone un 2,86 por ciento más, el porcentaje más elevado de todas las Comunidades Autónomas, junto con Madrid.

En conjunto, y a pesar de tratarse de un mes donde la subida del paro y el descenso de la afiliación entra dentro de todas las previsiones, tras la subida de contrataciones propia de Navidad, hay que destacar varias amenazas latentes en el mercado laboral que determinarán su futura evolución. Entre ellas, destacan una posible reforma laboral sin consenso con los agentes sociales; las anunciadas medidas que eliminen o reduzcan la flexibilidad empresarial; y los efectos de la subida del salario mínimo interprofesional (SMI), sobre todo en sectores especialmente sensibles, como es el caso de la agricultura, que cuenta con una alta ponderación en el tejido productivo murciano.

Los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) hecha pública hoy por el INE relativos al cuarto trimestre de 2019 reflejan un mercado laboral que, a pesar de crear empleo, no logra absorber el incremento de la población activa. La existencia de 10.900 personas más dispuestas a trabajar en la Región ha determinado que en el conjunto del año haya más gente trabajando, pero también más parados.

Concretamente, durante 2019 en la Región se han creado un total de 7.300 puestos de trabajo, con un incremento anual de la ocupación del 1,21 por ciento, un crecimiento bastante menos intenso que el año anterior (3,11) y el peor registro desde que se recuperó la senda de creación de empleo en 2013, tras superar el largo periodo de crisis.

El incremento de la ocupación regional también ha sido menor que el obtenido a nivel nacional (+2,06), destacando su empeoramiento en el último trimestre del año, donde se destruyó empleo (-1 por ciento). El resultado global con que cierra el año es de 611.900 ocupados, lo que supone que aún no se ha recuperado el empleo destruido durante la crisis, ya que en la Región se alanzaron máximos de 644.200 ocupados en el segundo trimestre de 2007.

En el caso del paro, la segunda mitad del año ha roto con la tendencia de reducción, con especial intensidad en el último trimestre, donde el número de parados aumentó un 14,95 por ciento. Su compensacón con la primera mitad del año hace que el aumento del paro global durante 2019 sea del 3,12 por ciento, mientras que en el ámbito nacional se ha logrado reducir un 3,40. Supone, además, el primer año desde 2013 en el que no se consigue bajar el número total de parados que se sitúa en 117.200 personas, con lo que la tasa sube al 16,8 por ciento, frente al 15,83 del pasado año y el 13,78 de la media nacional.

Esta situación es interpretada por la Cámara de Comercio de Murcia como un claro aviso de la ralentización de nuestro mercado laboral que disminuye su ritmo de creación de empleo y no logra reducir el paro, lo que se traduce en inquietud empresarial por el futuro próximo. Además, se aprecia un punto de inflexión a partir de mediados de año cuando las incertidumbres políticas, tanto en el ámbito nacional como regional, alcanzaron su mayor nivel. Esta situación “en una fase expansiva de la economía como la que se ha producido en 2019 alerta sobre las consecuencias que supone la inestabilidad en un contexto donde todas las previsiones apuntan a una desaceleración económica”.

A las menores previsiones de crecimiento hay que sumar factores propios de la Región de Murcia que limitan su capacidad de expansión y creación de empleo, como son la falta de soluciones al déficit hídrico con las amenazas al mantenimiento del Trasvase Tajo-Segura, el retraso de infraestructuras de transporte como la llegada del AVE o la infradotación dentro del sistema de financiación autonómica que recibe la Región de Murcia.

También preocupa a los empresarios la amenaza de una reforma laboral sin consenso con los agentes sociales; así como las anunciadas medidas que eliminen o reduzcan la necesaria flexibilidad empresarial para ajustar sus recursos a la situación del mercado, una flexibilidad que ha permitido un largo periodo de creación de empleo.

El Indice de Precios al Consumo en la Región de Murcia (IPC) acabó 2019 con una inflación interanual del 0,7 por ciento, tras descender tres décimas en diciembre. Esta evolución nos sitúa en un nivel de precios ligeramente por debajo de la media nacional (0,8 por ciento), después de un año de moderación en el que se llegaron a registrar tasas negativas (meses de septiembre y octubre).

Durante diciembre ha resultado especialmente determinante el comportamiento de los precios del grupo de vestido y calzado que ha descendido un 3,4 por ciento debido al adelanto de promociones y descuentos que se ha hecho habitual en el sector del comercio. Igualmente vivienda, con un -1,1, se ha visto favorecido por los menores precios de la electricidad.

En sentido contrario, el pasado mes se incrementaron los precios de los paquetes turísticos por su mayor demanda en época vacacional, lo que hizo subir al grupo de ocio y cultura un 1,8 por ciento.

Dinámica anual de los precios

En el conjunto del año, los grupos más inflacionistas han sido transporte (+3,5 por ciento), principalmente por la subida de carburantes y lubricantes; seguido de hoteles, cafés y restaurantes (+2 por ciento). Por el contrario, tan solo dos grupos han visto descender sus precios: el de vivienda, un 5,5 por ciento por los menores precios de la electricidad; junto a los artículos de menaje con una bajada del 0,2 por ciento.

En un nivel muy similar (0,8 por ciento) ha finalizado el año la inflación subyacente regional, que descuenta los componentes más volátiles de los precios como son los productos energéticos y los alimentos no elaborados.

Por lo tanto, comenzamos un año en el que no se advierten grandes presiones inflacionistas ni en el ámbito externo, donde los precios del petróleo han crecido moderadamente en los últimos meses; ni en el interno, por la moderación del consumo de las familias y la inversión de las empresas, a la espera de las medidas económicas del nuevo gobierno. A este respecto, para el colectivo empresarial resultan especialmente preocupantes las anunciadas medidas en materia laboral, por su impacto negativo en los costes laborales y en la creación de empleo.

Sin embargo, no hay que olvidar los efectos positivos que los actuales niveles de precios tiene en el poder adquisitivo de los consumidores y en la competitividad de las empresas murcianas en los mercados. Además, se trata de una inflación que modera el impacto de la desaceleración económica que prevén las instituciones económicas para el ejercicio que comienza.

Las perspectivas de los empresarios murcianos para 2020 son favorables en todas las variables de su actividad, excepto en inversión, aunque se sitúan de modo generalizado por debajo de la media nacional, lo que permite concluir que los empresarios murcianos afrontan el nuevo año con un moderado optimsmo.

Estas son las principales conclusiones de la opinión expresada en la macro-encuesta que anualmente realiza Eurocámaras entre unos 53.000 empresarios europeos, casi 200 de ellos murcianos, para conocer su opinión sobre el año que finaliza y las perspectivas para el que comienza.

La demanda externa, distintivo de la economía regional

De las cuatro variables analizadas –exportaciones, empleo, inversión y ventas nacionales–, las mejores expectativas son las relativas a las exportaciones, donde un 42,5 por ciento neto espera mejorar sus ventas durante el año que comienza, frente al 31,4 por ciento de la media nacional. Refleja también una mejora respecto a los resultados de 2019, donde un 17,3 por ciento neto de los empresarios murcianos declara haber aumentado sus ventas fuera de nuestras fronteras, lo que supone que la demanda externa seguirá siendo durante 2020 uno de los signos distintivos de la economía regional.

Menos intensa, aunque de signo positivo, será la aportación de las ventas nacionales durante 2020, que arroja un saldo neto del 4,4 por ciento neto, resultado del 27,1 por ciento de los encuestados que prevé su aumento, frente 22,7 por ciento que pronostica su disminución y el porcentaje mayoritario (50,2 por ciento) que cree que permanecerán estables. Este avance es diez puntos inferior a la media nacional (13,9 por ciento neto), aunque supone una importante mejora respecto a los resultados de 2019, donde el saldo neto fue negativo (-8,1 por ciento).

Las empresas murcianas seguirán creando empleo durante 2020, según el 3,8 por ciento neto de los encuestados, entre los que prevalece la estabilidad (un 73 por ciento declara que mantendrá su número de trabajadores), lo que supone una moderación de la intensidad con la que creció el empleo en 2019 (un 6,6 por ciento neto) y también un registro menos positivo que las expectativas nacionales (11,9 por ciento neto).

Finalmente, la única variable de signo negativo en las expectativas de los empresarios murcianos es la inversión que se sitúa en un -3,9 por ciento neto, debido al 17,6 por ciento que prevé disminuirla, frente al 13,7 que cree que la aumentará y el porcentaje mayoritario (68,7 por ciento) que responde que permanecerá estable. Este resultado supone una contracción respecto al 11 por ciento neto de empresarios murcianos que declara haber invertido más durante 2019 y también un peor escenario que el nacional, donde las empresas prevén incrementar sus inversiones (+11 por ciento).

Por lo tanto Eurocámaras muestra una valoración positiva de las empresas murcianas sobre su actividad en 2019 y sus expectativas para 2020 en todas las variables analizadas, menos la inversión. Sin embargo, también se advierte que su optimismo es inferior al del marco nacional, con excepción de las exportaciones, lo que se explica por condicionantes específicos de la actividad económica regional, entre las que destacan nuestras deficiencias en materia de infraestructuras de comunicaciones como la llegada de la Alta Velocidad o el impulso al Corredor Mediterráneo; la búsqueda de una solución definitiva y sostenible para el Mar Menor; o la necesidad de garantizar el agua, defendiendo una infraestructura imprescindible como es el trasvase Tajo-Segura.

Condicionantes de la actividad empresarial

Para 2020, la demanda nacional, los costes laborales y los precios de la energía y materias primas serán los factores más importantes que condicionen la actividad de las empresas de la Región de Murcia. La demanda externa y la escasez de personal cualificado serán el cuarto y quinto factor en importancia.

En términos comparados con España y la UE, las compañías murcianas expresan mayor preocupación por la demanda nacional y los precios de la energía y materias primas.

Por séptimo año consecutivo, la Región de Murcia logra un descenso del paro, cerrando 2019 con 3.396 parados menos, lo que supone una reducción del 3,32 por ciento, más de dos puntos por encima de la media nacional (1,21 por ciento).

Con ello, la cifra total del paro en la Región vuelve a situarse por debajo de la barrera de los 100.000, concretamente en 98.941, aunque el descenso conseguido denota que el mercado laboral se ralentiza, ya que el ritmo de bajada del paro es inferior al del pasado año (5,77 por ciento) y los cinco ejercicios previos.

Todos los sectores se ven beneficiados por un descenso del número de parados durante 2019, siendo agricultura la que lidera la bajada con un -7,21 por ciento; seguido de industria (-5,59); el colectivo sin empleo anterior (-4,51); construcción (-3,09) y servicios (-2,34).

Los datos del paro vienen acompañados por un comportamiento similar de la creación de empleo, que crece en la Región por sexto año consecutivo, consiguiendo un total de 16.218 nuevos afiliados a la Seguridad Social en doce meses, lo que deja la cifra total en 591.083. De este modo, somos la segunda comunidad que más afiliados ganó en 2019 (+2,82%), solo por detrás de Madrid, aunque también por debajo del registro conseguido el pasado año (+3,2 por ciento).

Comportamiento del último mes del año

El último mes del año ha contribuido a esta evolución al registrarse 1.683 parados menos (-1,67 por ciento), la segunda Comunidad Autónoma donde más baja tras Andalucía, situándose en su nivel más bajo para este mes desde 2008. Se trata de un comportamiento habitual en diciembre, que se ve positivamente afectado por los efectos de la campaña navideña, lo que tiene su reflejo directo en el sector servicios, que ve descender en un 2,21 por ciento su número de parados, junto al colectivo sin empleo anterior (-3,21 por ciento) del que proceden buena parte de los contratos de temporada; aunque el mejor comportamiento ha correspondido a agricultura (-7,6).

En cuanto a la afiliación a la Seguridad Social, diciembre esperimentó un aumento de 610 nuevos afiliados, lo que supuso una variación relativa del 0,10 por ciento respecto a noviembre.

Un avance que se frena

Por lo tanto, en opinión de la Cámara de Comercio de Murcia, asistimos a un nuevo avance global en el mercado laboral regional como reflejo de una positiva evolución de la actividad de las empresas murcianas que siguen contratando, pero también su clara desaceleración, ya que tanto el descenso del paro como la afiliación a la Seguridad Social se frenan respecto a los alcanzados en años previos.

Por estos motivos el balance de 2019 “oscila entre la satisfacción y la preocupación, considerando que nuestro mercado laboral aún tiene un amplio recorrido de reducción del paro y creación de empleo, que dependerá del resultado de medidas estructurales que impulsen la actividad económica e incentiven la contratación, unas líneas de actuación que no vemos reflejadas en las anunciadas medidas laborales y fiscales que incluye el acuerdo para un gobierno de coalición”.

Asimismo, y en el ámbito regional, se recuerda la importancia de abordar importantes temas pendientes para el desarrollo económico y social “como la mejora de sistema de financiación autonómica; las inversiones necesarias para superar nuestras deficiencias en materia de infraestructuras de comunicaciones; la búsqueda de una solución efectiva y sostenible para la situación del Mar Menor; o la necesidad de garantizar el agua defendiendo una infraestructura imprescindible como es el trasvase Tajo-Segura”.

Jaime Matas, director general adjunto del Banco Sabadell, y Miguel López Abad, presidente de la Cámara de Comercio de Murcia, han firmado un convenio de colaboración para reforzar sus líneas de colaboración en los ámbitos que contribuyan a incrementar la competitividad de las empresas murcianas, especialmente en lo relativo a emprendimiento, internacionalización, e-commerce y formación.

Para ello, el Sabadell pondrá a disposición de los miembros de la Cámara –empresas, autónomos y comercios–, de modo preferencial, líneas de crédito y servicios que permitan tanto la financiación de su actividad, como el acceso a nuevos mercados nacionales e internacionales, así como la incorporación a las nuevas tecnologías. Además, estos temas serán objeto de la organización conjunta por parte de ambas entidades de jornadas de formación, seminarios y/o conferencias que ayuden a difundir entre el tejido empresarial murciano los beneficios de su desarrollo.

Como destaca el presidente de la Cámara de Comercio, “con este convenio, damos un paso más en nuestra colaboración con una entidad bancaria que destaca por su compromiso con la Región de Murcia a través del apoyo a la actividad de las empresas y los emprendedores”. Por su parte, el director general adjunto del Banco Sabadell señala que “estar al lado de las empresas de la Región significa estar cerca del motor de desarrollo y de creación de empleado en esta tierra; para el Sabadell es un enorme privilegio seguir siendo un socio preferente de las compañías murcianas”.

Asimismo y en el marco de este convenio, el Banco Sabadell patrocinará la Noche de la Economía Murcia, evento anual en el que la Cámara de Comercio de Murcia entrega sus galardones, los Premios Mercurio, a las empresas y entidades que se distinguen por su excelencia en diversos ámbitos de actividad, así como el Premio al Desarrollo Empresarial, un reconocimiento personal a la trayectoria de los empresarios que han destacado por su contribución al desarrollo económico y social de la Región de Murcia.