Bruselas prorroga hasta el 15 de octubre las ayudas para vino, frutas y hortalizas

La Comisión Europea ha anunciado nuevas medidas «excepcionales» de apoyo a los sectores vitivinícola y hortofrutícola, así como una prórroga hasta el 15 de octubre de la flexibilidad adoptadas a principios de año y que hubiesen expirado dentro de unos días. El comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski, ha explicado que las heladas de primavera, las inundaciones y las olas de calor «han sido especialmente difíciles este año» para ambos sectores y además se unen a un año «ya complicado» por la pandemia de coronavirus.

«Estas medidas de apoyo, que resultan muy necesarias, ayudarán a los productores de toda la UE en estos tiempos difíciles y se suman a las ya presentadas en 2020 y ampliadas en 2021», ha explicado el polaco.

Con respecto al vino, los países de la UE podrán seguir modificando sus programas nacionales de ayuda en cualquier momento, en lugar de sólo dos veces al año, que es lo que permite la normativa actual en un escenario normal.

Por otro lado, se incrementa la contribución del presupuesto de la UE al seguro de cosecha del 70% al 80% y se duplica la ayuda europea para sufragar costes de creación de mutualidades (al 20%, 16% y 8%). De la misma forma, Bruselas prorroga hasta el 15 de octubre de 2022 tanto la flexibilidad concedida para medidas del programa vitivinícola como la posibilidad de conceder una mayor contribución de fondos europeos para actividades de promoción e información, reestructuración y reconversión de viñedos, cosecha en verde e inversiones.

En relación al sector hortofrutícola, las ayudas de la UE a las organizaciones de productores, que suele calcularse en función del valor de la producción, se compensará de forma que sea como mínimo el 85% del nivel del año pasado. El Ejecutivo comunitario ha explicado que esta compensación «se ofrecerá cuando la reducción de la producción obedezca a desastres naturales, fenómenos climáticos, enfermedades de las plantas o infecciones parasitarias», así como cuando «escape al control de la organización de productores y la producción sea al menos un 35% inferior a la del año anterior».

Fuente: La Opinión

El FMI rebaja el crecimiento de España en 2021 al 5,7% y eleva el de 2022 al 6,4%

La revisión a la baja del crecimiento de la economía española durante el segundo trimestre del año sellada por el Instituto Nacional de Estadística (INE) a finales de septiembre, cuando redujo el avance intertrimestral del PIB del 2,8% al 1,1%, ha comenzado a pasar factura a las proyecciones de recuperación internacional sobre la actividad del país. El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha recortado este martes sus previsiones de avance económico del país para 2021, si bien parece asumir que la reactivación solo se retrasa porque eleva incluso en mayor medida el crecimiento esperado para 2022.

En concreto, con ocasión de la publicación de su informe de previsiones de otoño, titulado “Recuperación durante una pandemia: Problemas de salud, interrupciones en el suministro, y presiones de precios”, el FMI estima que la economía española crecerá solo un 5,7% en 2021 tras la inédita caída en tiempos de paz, del 10,8%, que sufrió en 2020 como consecuencia de la pandemia del Covid-19.

La cifra supone una rebaja de medio punto frente a las estimaciones de avance del PIB español publicadas por el FMI en verano, cuando ya había reducido en dos décimas la proyección inicial de primavera, que era del 6,4%.

Los cálculos del FMI están realizados sobre los datos oficiales disponibles a 27 de septiembre, es decir, cuatro días después de que el INE rebajara su cálculo provisional de crecimiento en el segundo trimestre, lo que llevó a muchos economistas a anticipar que el incremento del PIB de este año acabaría siendo inferior al 6%.

La fecha de corte es también varios días posterior a que la vicepresidenta primera de Asuntos Económicos del Gobierno español, Nadia Calviño, ratificara su cuadro de previsiones macroeconómicas (apenas 48 horas antes de la corrección realizada luego por el INE), aseverando que la economía avanzará un 6,5% este año y un 7% en 2022. La vicepresidenta adujo que no corregirá a la baja su proyección como tampoco lo hizo cuando los datos eran mejores de lo esperado. Sus cifras para 2021, sin embargo, cada vez cuentan con menos apoyos entre los principales analistas internacionales y patrios.

El FMI, en todo caso, parece asumir que la recuperación económica de la crisis del Covid tan solo se está retrasando pues incrementa la previsión de avance del PIB español para 2022 hasta el 6,4%. Aunque la cifra también queda lejos del 7% estimado por el Ejecutivo, supone una mejora de seis décimas desde la proyección hecha en verano por el organismo internacional y de 1,7 punto superior a la de primavera.

Como resultado, el FMI descabalga definitivamente a España de la posición de liderazgo que en su día asumió que protagonizaría este año. Su avance del 5,7% sería superado por el incremento medio del 5,9% del PIB mundial, el 6% de EE UU, el 6,3% de Francia, el 5,8% de Italia, o el 6,8% de Reino Unido, por citar solo las principales economías. Supera eso sí el 5% de media de la zona euro o el 3,1% de Alemania. Del lado de los emergentes, con un incremento medio del 6,4%, el avance español también queda ensombrecido frente al 9,5% de India, o el 8% de China.

Sin embargo, la nueva estimación de crecimiento económico que el FMI dibuja para 2022 sí que sitúa a España en cabeza de los avances que experimentarían las principales potencias mundiales. Su alza del 6,4% supera el 4,9% de media mundial, el 4,5% de las economías avanzadas, el 5,2% de EE UU o el 4,3% de la zona euro. Queda por encima también del 4,6% alemán, el 3,9% francés o el 4,2% italiano. Solo India, ya entre las economías emergentes, promete superar su avance con una subida del 8,5%, muy por encima del 5,6% chino.

Las proyecciones del FMI sobre España incluyen el impacto de las ayudas europeas así como la batería de medidas de apoyo aprobadas por el Gobierno para combatir los efectos de la pandemia, incluyendo las novedades tributarias aprobadas este año así como las subidas de pensiones impulsadas. Las estimaciones a partir de 2022, eso sí, son a políticas constantes a la espera de conocer los cambios que impulsará el Gobierno.

Bajo estos supuestos, el Fondo Monetario calcula que la tasa de desempleo española apenas caerá del 15,5% al 15,4% este año, para reducirse ya al 14,8% en 2022. En paralelo, los precios de consumo, que en 2020 cedieron un 0,3%, saltarían un 2,2% este año que se moderaría al 1,6% el próximo ejercicio.

Fuente: Cinco Días

Las exportaciones regionales a Estados Unidos se disparan tras el levantamiento de los aranceles

La supresión el pasado mes de marzo de los aranceles por parte de Estados Unidos que pesaban sobre más de un centenar de productos procedentes de la Unión Europea ha tenido efectos directos e inmediatos entre los exportadores de la Región de Murcia.

El principal impulso lo han registrado las bebidas, capítulo que ha experimentado un incremento de ventas a EE UU del 73,14% entre los meses de marzo y julio, según los datos facilitados por la Dirección Territorial de Comercio Exterior.

El aumento de las exportaciones de productos agroalimentarios al mercado estadounidense ha sido más moderado hasta ahora, de apenas un 7,4%, pero las expectativas de los empresarios son mucho más favorables a medio y largo plazo como consecuencia de la eliminación de las trabas comerciales con el gigante norteamericano.

Estados Unidos y la UE alcanzaron un acuerdo el pasado mes de marzo para poner fin a la guerra comercial que mantenían desde hace 17 años por las subvenciones a los fabricantes de aviones Boeing y Airbus. La paz firmada por Bruselas y Washington consistía en dejar en suspenso durante cinco años los aranceles del 25% que gravaban la entrada en el mercado estadounidense de 113 categorías de alimentos y bebidas, entre ellos vinos, aceites, quesos, zumos, cítricos y bebidas espirituosas, entre otros.

El presidente de la Agrupación de Empresas de Alimentación (Agrupal), José García Gómez, opina que aún es poco el tiempo que ha pasado desde el levantamiento de los aranceles para analizar la evolución de todos los productos afectados, muchos de los cuales tienen carácter estacional y sus campañas aún no han tenido lugar, pero constata incrementos entre enero y julio en las ventas a Estados Unidos del 21% en conservas vegetales, del 37% en zumos y del 45% en alcachofa.

Con respecto a las frutas en conserva, sobre todo el melocotón, el presidente de Agrupal adelanta que «habrá un importante incremento en el segundo semestre de año», según se desprende de los contratos que se están firmando en la actualidad, ya que a la rebaja de los aranceles se une «la falta de materia prima» que están sufriendo algunos de los países competidores de la conserva regional.

«Hacía tiempo que no se contrataban tantas cantidades para enviar a final de año» a Estados Unidos, agrega el presidente de Agrupal, en referencia a productos como melocotón, albaricoque y cóctel de frutas. Y ello, a pesar de que estos artículos aún conservan un arancel del 18%, que llegó a ser del 43% durante la guerra comercial entre la UE y EE UU.

Aumento de la demanda

El sector regional de alimentación y bebidas vendió en Estados Unidos por importe de 172,8 millones de euros entre los meses de enero y julio de este año, según los datos provisionales facilitados por la Dirección Territorial de Comercio, con un incremento del 13% en comparación con el mismo periodo de 2020.

Sin embargo, la mejoría se acelera a partir del mes de marzo, cuando se levantan los aranceles, con un aumento del 16,5% hasta julio, y la disfrutan sobre todo las bebidas, con incrementos de las exportaciones del 40,7% entre enero y julio y del 73,14% entre marzo y julio.

El vino es uno de los productos que ha ampliado los cauces de penetración en Estados Unidos tras el acuerdo comercial sellado entre la Comisión Europea y la Administración de Joe Biden.
Un ejemplo de ello es el grupo jumillano Bodegas de Juan Gil, que entre los meses de marzo y agosto de este año ha aumentado en un 55,45% el importe de sus ventas en el mercado estadounidense y en un 46,9% el número de botellas, según informa Ángel Gil, copropietario del grupo bodeguero.

Gil destaca que los buenos datos exportadores, en comparación con el pasado ejercicio, se están viendo favorecidos también por el incremento de la demanda en general, propiciada por el progresivo levantamiento de las restricciones sanitarias contra la pandemia del coronavirus y el descenso de la incidencia de este en la sociedad.

«Durante los peores meses de la pandemia, se produjo una caída del consumo que ahora se está recuperando», apunta Ángel Gil. Otro de los productos importantes en el sector agroalimentario regional favorecido por la eliminación de los aranceles norteamericanos es el limón, aunque por ahora no se ha podido aprovechar de esta ventaja.

Grandes expectativas

«Cuando se levantaron los aranceles, nosotros prácticamente habíamos terminado la campaña, por lo que, de momento, no hemos podido beneficiarnos de ello. Sin embargo, estamos muy esperanzados con el mercado estadounidense a medio y largo plazo», comenta José Antonio García, director de la Asociación Interprofesional de Limón y Pomelo (Ailimpo).
Además de la eliminación de trabas comerciales, el aumento del consumo de cítricos detectado en Estados Unidos alienta la confianza de los productores de la Región.

En el conjunto de España, las exportaciones de alimentos y bebidas que habían estado afectadas por la disputa comercial entre la Unión Europea y Estados Unidos aumentaron un 34,8% entre marzo y junio de este año, hasta alcanzar los 416 millones de euros, según la Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas. La patronal nacional celebra esta mejora, pero recuerda que aún hay conflictos comerciales abiertos que afectan a la industria de la alimentación y las bebidas, como los aranceles del 35% aplicados a la aceituna negra de mesa.

Fuente: La Verdad