La UE se abre a que los países vendan deuda soberana con tecnología ‘blockchain’

La Comisión Europea estudia que los países de la zona euro puedan emitir bonos soberanos a través de tecnología de registro distribuido (DLT, por sus siglas en inglés), entre las que se encuentra el blockchain. Una decisión con la que Bruselas daría un paso más en su apuesta y que se enmarca dentro de la elaboración de la regulación de los criptoactivos y las plataformas que operan con los activos digitales (MICA), que hoy en día no están regulados en Europa, y de un reglamento que facilitará crear una especie de sandbox europeo para utilizar la tecnología DLT en los mercados.

El reglamento de este régimen piloto de DLT, presentado junto con MICA en septiembre del año pasado, ha sido analizado recientemente por el Parlamento Europeo, que ha instado a adoptar un enfoque más ambicioso sobre los potenciales beneficios en la prestación de servicios financieros. Además, se abordó la necesidad de incluir no solo acciones y bonos –tanto convertibles como corporativos– sino también deuda soberana, siempre y cuando tengan un importe de emisión inferior a 50 millones.

La Unión Europea quiere que los países europeos con mercados financieros más reducidos puedan también realizar pruebas con este tipo de tecnología, y abre la puerta además a permitir la negociación de fondos cotizados en Bolsa (ETF, por sus siglas en inglés).

El Parlamento Europeo ha optado además por rebajar los importes máximos de emisión, tanto para acciones como para bonos, hasta 50 millones de euros, según las últimas enmiendas, con el fin de evitar “poner en peligro la estabilidad financiera, la protección de los inversores y la integridad del mercado”. Antes, los umbrales máximos eran de 200 y 500 millones, respectivamente. Bruselas limita además el valor total de mercado de los valores admitidos a negociación en una plataforma de negociación con tecnología DLT a 2.500 millones.

El objetivo del reglamento que prepara la Unión Europea es permitir casos de uso real y fomentar “la experiencia y las pruebas necesarias en las que podría inspirarse un régimen reglamentario permanente de la UE”, según indica en la propuesta comunitaria.

Este sandbox europeo tendrá una duración de cinco años, periodo tras el cual la Comisión Europea evaluará la posibilidad de ampliar este régimen sobre las infraestructuras de mercado de DLT. El objetivo de Bruselas es que entre en vigor plenamente en 2024.

En España, el Ministerio de Asuntos Económicos prevé introducir la tecnología blockchain en la Bolsa, dentro de la reforma que prepara de la ley del mercado, como publicó CincoDías el pasado 24 de mayo. El objetivo de la cartera que pilota Nadia Calviño es que las operaciones sobre acciones que se realicen con esta tecnología no tengan que pasar por una cámara de contrapartida central, como ocurre desde la reforma que se hizo de todo el sistema de postcontratación (compensación, liquidacion y registro) español en 2016. Un cambio que potencialmente desembocará en la fusión de las actividades de negociación y de todo lo que ocurre después de que se cruce una compraventa.

La segunda parte del proceso, la de fontanería, sería innecesaria en DLT. No habría que traspasar los activos, ni el efectivo, ni anotar los valores a nombre de cada titular, ni asegurarse de que todo sale bien. En teoría, el proceso sería automático. Si bien, fuentes conocedoras del desarrollo de la norma señalan que esto tendría su cara B: se eliminarían las ventajas de una cámara de contrapartida, que garantiza que comprador y vendedor cumplen, y podría suponer el fin de algunas operativas.

Fuente: Cinco Días

EE.UU. impone nuevos aranceles a España por la tasa Google y los suspende durante 180 días

La representante comercial de EE.UU., Katherine Tai, ha anunciado este miércoles la imposición de aranceles a España y otros cinco países por sus impuestos a servicios digitales. Los aranceles, sin embargo, quedan suspendidos de forma inmediata durante un periodo de 180 días para dar espacio a negociaciones fiscales internacionales en el marco de la OCDE y de los países del G-20. Los otros países afectados son Austria, India, Italia, Reino Unido y Turquía.

Durante meses, las autoridades de EE.UU. han llevado a cabo un proceso de revisión de la llamada tasa Google, el impuesto a servicios digitales aprobado el año pasado y que afecta a grandes tecnológicas estadounidenses con mucho negocio pero poca presencia física en nuestro país, como Google, Amazon o Facebook (también se conoce como tasa Google a otro pago no relacionado con estos impuestos: el canon que en España se aplica al buscador por enlazar noticias protegidas por derechos de propiedad intelectual).

EE.UU. está centrado en encontrar una solución multilateral a un amplio rango de asuntos relacionados con la fiscalidad internacional, incluida nuestra preocupación con los impuestos a servicios digitales”, aseguró Tai en el anuncio de los aranceles. «EE.UU. sigue comprometido con encontrar un consenso en asuntos de fiscalidad internacional a través de la OCDE y del G20. Las acciones tomadas hoy darán tiempo para que esas negociaciones continúen para lograr progresos mientras se mantiene la opción de imponer tarifas si es necesario en el futuro».

Es decir, la Administración liderada por Joe Biden mantiene las puertas abiertas para la negociación sobre la permanencia de esos gravámenes adicionales a compañías estadounidenses y sobre otros planes más amplios como el establecimiento de un tipo fiscal global del 15% para multinacionales, que anunció el mes pasado. Al mismo tiempo, el establecimiento de estos aranceles es una advertencia de que, si no se llega a un punto que Washington considere satisfactorio, ya tiene un castigo listo para ser aplicado.

La medida de la Administración Biden llega en la misma semana en la que los representantes económicos de los países del G7 se reúnen en Londres para avanzar en esas negociaciones fiscales internacionales. Los encuentros están previstos para el viernes y el sábado.

En EE.UU. hay voces muy potentes en contra de que haya cualquier acuerdo que no incluya la eliminación de la tasa Google. Así lo ha defendido, entre otros, el senador Mike Crapo, el republicano de más alto rango en el Comité de Finanzas de la cámara alta.

En el caso de España, los nuevos aranceles afectarán a exportaciones como gamba, langostino, pulpo, bolsos y zapatos, para un total de 27 categorías de productos. Las exportaciones de esos productos tuvieron un valor de 323 millones de dólares en 2019. Si se acaban por imponer tras el periodo de gracia, llevarán un gravamen de hasta el 25% en su entrada en EE.UU. con el objetivo de compensar la recaudación que se llevará España con la tasa Google, que impone un impuesto adicional del 3% a las tecnológicas.

La última medida de la la Administración Biden está dentro de la guerra comercial global azuzada por Donald Trump y en la que el nuevo presidente ha impuesto, por el momento, una tregua. Los aranceles a productos estratégicos de España, como el aceite de oliva y el vino -afectados por la disputa entre Boeing y Airbus-, quedaron suspendidos durante cuatro meses desde marzo.

Fuente: ABC

EEUU decepciona con solo 559.000 empleos en mayo pero la tasa de paro cayó al 5,8%

Estados Unidos creó en mayo un total de 559.000 empleos mientras la tasa de paro cedió hasta el 5,8%. Los economistas esperaban la creación de al menos 671.000 puestos de trabajo y que la tasa de desempleo se situase en el 5,9% el mes pasado.

De esta forma el paro se redujo en 0,3 puntos porcentuales desde abril y el número de desempleados descendió en 496.000 personas, hasta los 9,3 millones. Estas medidas han bajado considerablemente desde sus máximos recientes en abril de 2020, pero siguen estando muy por encima de sus niveles anteriores a la pandemia (3,5% y 5,7 millones, respectivamente, en febrero de 2020).

La decepción de mayo se produjo después de que el mes de abril quedara muy por debajo de las expectativas, ya que la cifra revisada al alza de 278.000 continuó estando muy por debajo de la estimación inicial de un millón de personas. Si tenemos en cuenta las revisiones combinadas de marzo y abril combinados podría decirse que se crearon 27.000 empleos más de lo anteriormente proyectado.

«Con el nivel de empleo todavía 7,6 millones por debajo de su pico prepandémico se necesitarían más de 12 meses a este ritmo para erradicar por completo el déficit. Hace sólo unos meses esperábamos ver un aumento de varios meses por encima del millón, a medida que la economía avanzaba su reapertura, pero la oferta de mano de obra se está recuperando mucho más lentamente que la demanda«, señala Paul Ashworth, economista jefe para EEUU de Capital Economics.

De hecho, la tasa de participación laboral varió poco, situándose en el 61,6%, dentro del rango en el que se ha mantenido desde junio de 2020 y 1,7 puntos porcentuales por debajo a la registrada antes de la pandemia. El pasado mes alrededor del 16,6% de los empleados teletrabajaron, un descenso respecto al 18,3% del mes anterior.

Por sectores, el ocio y la hostelería generaron 292.000 puestos de trabajo, a medida que más de 50% de la población adulta ha recibido ya al menos una dosis de las vacunas disponibles y tantos los gobiernos estatales como el federal relajan las restricciones relacionadas con la pandemia. Dicho esto, el empleo dentro de estos sectores está un 15% por debajo si lo comparamos con los niveles previos al azote del Covid-19, es decir, habría que crear al menos 2,5 millones de nóminas más.

En mayo, el empleo aumentó en la enseñanza pública y privada, lo que refleja la reanudación de la enseñanza presencial. De esta forma se sumaron 53.000 empleos en la enseñanza pública local, otros 50.000 en la enseñanza pública estatal y alrededor de 41.000 en la enseñanza privada.

La asistencia sanitaria y social añadió 46.000 empleos mientras el sector manufacturero aumentó en 23.000 nóminas. La misma cifra generada por el transporte y el almacenamiento. La construcción destruyó 20.000 puestos laborales al tiempo que la creación de nóminas en el comercio minorista y los servicios profesionales no mostraron grandes cambios.

El salario medio por hora en las nóminas privadas no agrícolas aumentó 15 centavos en mayo, hasta los 30,33 dólares, tras el incremento de 21 centavos registrado en abril.

Estas cifras llegan después de que las peticiones semanales de subsidio por desempleo cedieran por quinta semana consecutiva entre el 24 y el 28 de mayo hasta las 387.000 solicitudes. Un nuevo mínimo desde que comenzase la pandemia. Dicho esto, a pesar de la disminución de las solicitudes iniciales, la tendencia de las solicitudes continuas siguió mostrando niveles elevados, lo que justifica la preocupación sobre los estadounidenses que dudan antes de regresar al mercado laboral.

El presidente de EEUU, Joe Biden, no dudó en resaltar en declaraciones realizadas tras darse a conocer estas cifras por parte del Departamento de Trabajo del país que desde que ocupase la Casa Blanca se han generado más de 2 millones de puestos de trabajo, una cifra histórica para los primeros cuatro meses de una nueva Administración. Biden también destacó cómo la OCDE proyecta que la economía estadounidense crecerá un 6,9% este año, su mayor ritmo en 4 décadas, y se postula como el único país cuya proyección de crecimiento a futuro es más fuerte que antes de la pandemia.

Fuente: El Economista